¿Sería posible tener el Museo del Prado o el Louvre en tu smartphone? Ser o no ser, uno de los retos a los que se enfrentan los museos en la segunda década del siglo XXI. Las aplicaciones desarrolladas por los museos (desde el punto de vista lúdico, como realizan los museos anglosajones de referencia, MoMA o  Tate, o los más puramente informativos sobre la colecciones y las obras como el modelo europeo) centraron las cuestiones de debate en torno a la mesa redonda “Museomovil” organizada por la iniciativa Arte y un café.  Del museo privado se pasó al museo universal en el siglo XIX, y de ahí al museo didáctico (década de 1950) y posteriormente al museo abierto y al museo social. ¿En qué punto de la evolución nos encontramos? ¿Es el museo móvil la inminente realidad museística?

Con estas preguntas como punto de partida, Titto Ferreira, editor de las aplicaciones desarrolladas por TF Editores & Interactiva para el Museo Guggenheim Bilbao y el Museo Thyssen-Bornemisza, participó en esta charla en formato “ponencias” de 10 minutos y mesa redonda después, en  conversación con el público que pudo seguirse también en vídeo en streaming.  Todos los asistentes aprendimos mucho sobre arte y tecnología. Y, sobre todo, aprendimos lo instructivo que resulta tomarse un buen café en buena compañía.